Archivo / TRIBUNA
El precio del becerro cuesta 24 pesos por kilo, debido a la sequía.

Por Ludivina Ruiz

AGENCIA REFORMA

MONTERREY.- En lo que va del año el precio del becerro ha aumentado 50% con relación a 2011, lo cual podría provocar desabasto del ganado para engorda en los próximos meses, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado (AMEG).

De acuerdo con Álvaro Ley, presidente del organismo, el año pasado el becerro costaba a los ganaderos entre 15 y 16 pesos por kilo.

Ahora, con menos oferta en el mercado por las altas exportaciones y afectaciones por la sequía, el precio es de 24 pesos por kilo, sostuvo.

Dentro de la cadena de producción de carne, los engordadores compran a productores de becerros el ganado para engordarlo y posteriormente llevarlo a sacrificio.

Sin embargo, debido a que en Estados Unidos las cotizaciones se han elevado, una parte importante del becerro en pie que podría haberse quedado para el abasto nacional, es enviado al extranjero.

Los altos niveles de exportación, en conjunto con una baja en el hato ganadero por la sequía en México, deja a los engordadores nacionales con menos becerros para engordar.

Ley aclaró que si bien en este momento hay una menor disponibilidad de este insumo, se espera que de mantenerse el alto nivel de exportaciones a Estados Unidos -donde también bajó el hato-, podría verse en desabasto para el segundo semestre del año, lo que seguiría impulsando los precios.

“Han venido a favorecer de alguna manera los animales que, producto de la sequía, ya no eran viables, que en lugar de dejar que se mueran se han estado sacrificando, cuidando que su estado de salud sea bueno”, explicó.

El empresario señaló que los ganaderos están esperando más alzas en el precio del becerro de manera gradual, lo que en conjunto con los altos costos de los granos, que se han dado desde el año pasado, impactan en costos de producción.

Así, advirtió, no se descartarían nuevos encarecimientos en los precios de la carne, ya puestos al consumidor final.

Ante esta situación, las empresas se han visto forzadas a hacer más eficiente el uso de sus recursos, principalmente en lo que refiere al alimento del ganado, mediante la inversión en tecnología para racionalizar los granos.