GASPAR NAVARRO RUIZ
Exhiben corrupción en la SEC con útiles escolares

A unos días de que inicie el ciclo escolar en Sonora, otra vez se levantó la cloaca de la corrupción en la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), ahora por la adquisición con sobre precios de los paquetes de útiles escolares para alumnos de primaria.
Según una información periodística, la SEC adquirió los paquetes de útiles escolares para los seis grados de primaria en 30 millones de pesos con proveedores, mismo material que podría ser comprado en las papelerías locales a precios más bajos, razón por la cual se desata la especulación de que algún o algunos funcionarios de la SEC recibieron “mochadas” para comprar artículos escolares más caros, o de plano son muy malos administradores del dinero público.
Para el próximo ciclo escolar, la SEC contempla entregar más de 380 mil paquetes de útiles escolares para más de 342 mil 874 estudiantes, siendo un “negociazo” la adquisición del material escolar, y todavía falta “escarbarle” a la contratación de los desayunos escolares que los compran a precios como si fuera la última cena.
Y ni se diga del escándalo que se hizo al iniciar el sexenio del costo de los uniformes escolares, pero al igual que ahora no se hará nada por la complicidad del poder con proveedores. Eso sucede en la SEC y en cualquier dependencia estatal, municipal o federal, donde hay quienes hacen el gran negocio al amparo del poder, pues saben que el cargo no será para toda la vida y en cuanto llegan tratan de exprimirlo.
La SEC es una de las dependencias a la que se destina la mayor parte del presupuesto estatal, por lo cual es un “pastel” que los grupos políticos en el poder pelean para el saqueo sexenal. No hay que olvidar que con diversas presiones fue obligado a renunciar el anterior titular de la SEC, Oscar Ochoa Patrón, pero los grupos interesados en la caída del mentor aguapretense no fueron beneficiados al designar el gobernador Padrés al ex rector universitario Jorge Luis Ibarra Mendívil.
El caso es que con la destapada de la venta de plazas y ahora con la mala adquisición de útiles escolares, la mentada transformación educativa queda por los suelos.
Y eso que hace apenas unos meses el Gobierno del Estado “cacareaba el huevo” de que Sonora estaba en el primer lugar en educación primaria y en segundo lugar en secundaria, según los parámetros “marcianos” de la organización “patito” Mexicanos Primero, lo cual nadie creyó al detectarse escuelas sin mesabancos y hasta la utilización de aulas móviles rentadas por la falta de infraestructura escolar.
Lo mismo pasa en lo relacionado al Sistema de Salud, donde el Gobierno Estatal presume de estar a la vanguardia. Pero la realidad es que somos primeros pero en la mala calidad en el servicio médico y abasto de medicinas.
Ahí están las cifras, de que Sonora está en cuarto lugar en casos de Influenza al estudiarse 477 casos probables y confirmados 106 contagios, según la dependencia Urgencias Epidemiológicas.
En más de lo mismo, Sonora es el Estado con más casos de tos ferina a nivel nacional, con 48 personas afectadas y un fallecimiento de un menor de dos meses del Municipio de Caborca.
Y al igual que en la SEC, en la Secretaría de Salud hay serias dudas en el manejo de los recursos públicos y prevalece la ineficiencia a pesar de que se han señalado las múltiples fallas en infraestructura hospitalaria y en el servicio médico.
PERO VOLVIENDO CON la SEC, el diputado del PRD Carlos Navarro López, consideró que la licitación efectuada para la compra de artículos escolares, no puede quedar sin fiscalizar, ni debe quedar a escondidas y sin ninguna explicación.
El legislador perredista, dijo que “las licitaciones son un problema de opacidad con las que se manejan las compras de las dependencias del Gobierno del Estado, nadie cree en las licitaciones, muchos proveedores sólo se prestan a la faramalla, las licitaciones ni siquiera garantizan que las compras que se realizan sean claras y transparentes, sólo es por negocios la mayoría de las veces”.
El titular de la SEC, Jorge Luis Ibarra Mendívil, está obligado a explicar con “manzanitas” por qué la dependencia adquirió con sobre precios los útiles escolares, y quiénes son los proveedores beneficiarios.
AL QUE MANDARON A PREDICAR en el infierno es al dirigente estatal del PAN Juan Bautista Valencia Durazo, quien estuvo en una colonia de Ciudad Obregón para tratar de justificar el saqueo del agua de la Presa de El Novillo.
Y ni el mismo Valencia Durazo se la cree al declarar que a Cajeme no se le quitará ni una sola gota de agua, y que la mayoría de los cajemenses están conscientes de esa situación por eso apoyan el trasvase de agua. Hay que reconocer que el dirigente estatal panista es valiente (en su pueblo les dicen más feo), al arriesgarse a que por hacer esas declaraciones cuando menos los Yaquis le peguen un “zapatazo”.
( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla )