Banner

Cuando policías sometían a un sicario éste sacó una pistola y disparó impactando a un civil que se encontraba con su familia en el lugar; hay un agente lesionado

Por Javier Camacho

TRIBUNA

Un par de personas muertas, uno de ellos presunto pistolero, un agente preventivo lesionado y un sicario detenido, fue el saldo de un enfrentamiento a balazos registrado el mediodía de ayer en un negocio de mariscos ubicado por la calle Michoacán y Flavio Bórquez, en la colonia Prados del Tepeyac.

En el lugar informaron que uno de los fallecidos se llamaba Luis Ángel Sánchez Gastélum, de 24 años de edad, quien vivía en la colonia Aves del Castillo, mismo que se encontraba en el lugar comiendo con su familia.

Al otro muerto lo identifican con el nombre de Juan Francisco Guardado Hernández, el cual al parecer vivía en la colonia Jardines del Valle, mismo que portaba una pistola escuadra calibre 9 milímetros.

Mientras que el lesionado es el agente preventivo Trinidad Leyva Mendoza, el cual fue trasladado a la Clínica Adolfo López Mateos (ISSSTESON) donde lo diagnostican con una herida en mano derecha.

En el lugar agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) capturaron a un sujeto de nombre Juan Carlos R.S., de 17 años de edad, al parecer con domicilio en la colonia Aves del Castillo, al cual le aseguraron una pistola calibre 32.

Trascendió que elementos de la Policía Estatal detuvieron a otros individuos.

Explican que los hechos sucedieron como a las 12:00 horas en dicha negociación donde habían reportado a tipos armados.

Al lugar llegó la unidad preventiva número 444, tripulada por el oficial Trinidad Leyva, quienes ubicaron primeramente al de nombre Juan Francisco Guardado, pero al momento de intentar someterlo el tipo sacó la pistola calibre 9 milímetros y disparó hacia atrás, impactando a Luis Ángel Sánchez, quien en compañía de su esposa y su hija, habían acudido a comer al restaurante.

Al ver la situación y respondiendo a la agresión, los agentes municipales dispararon contra el pistolero, quien cayó abatido.

Al ver lo sucedido, Juan Carlos, su acompañante, intentó huir, pero fue atrapado, asegurándole un arma de fuego calibre 32, pistola que al parecer ha participado en cuando menos siete asesinatos cometidos en los últimos meses en el Municipio de Cajeme.