Banner

Podría hacerse efectivo el cobro de ese impuesto si lo aprueba la próxima legislatura en la Ley de Ingresos 2013

Por Héctor Froylán Campos

TRIBUNA

HERMOSILLO.- El gobernador Guillermo Padrés Elías y la bancada del PAN contaron con el “silencio cómplice” de sus opositores en el Congreso para establecer en Sonora el nuevo impuesto a la tenencia vehicular.

Fue en la sesión extraordinaria del pasado viernes 3 de agosto cuando sin mediar lecturas y por la “vía rápida”, la mayoría del pleno legislativo aprobó el dictamen que contenía modificaciones a diversas leyes fiscales del Estado entre las que se encontraba la creación de este gravamen que ya había sido derogado por la Cámara de Diputados a petición del Presidente Felipe Calderón.

Con la publicación en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado del Decreto número 187 que reforma, deroga y adiciona diversas disposiciones de la Ley de Hacienda, el Código Fiscal, Ley Hacienda Municipal y la Ley de Alcoholes, a partir del 1 de enero del 2013 entra en vigor la facultad del gobierno para gravar la tenencia y uso de vehículos (incluidos pick-ups) en territorio sonorense.

Bajo la denominación de Impuesto Especial para el Fortalecimiento a la Infraestructura Municipal, la nueva carga impositiva que establece la legislación hacendaria –con tasas similares a la desaparecida tenencia federal- podría hacerse efectiva en caso de que así lo considere el Ejecutivo en su proyecto de ingresos y lo apruebe la (próxima) Legislatura.

Como se recordará, la propuesta original del gobernador Padrés de incluir en la Ley y el Presupuesto de Ingresos de este año el cobro para tenedores de vehículos cuyo valor fuera arriba de los 200 mil pesos, recibió el rechazo mayoritario de los legisladores de la alianza PRI, PANAL y PVEM.

La postura aliancista generó un enconado enfrentamiento entre el Ejecutivo y Legislativo al grado de no lograr acuerdo para la aprobación del paquete financiero del presente ejercicio fiscal anual.

Después de casi ocho meses de “jaloneos”, el gobernador Padrés aprovechó la fractura de la alianza legislativa y con los votos del PAN, PANAL, PRD y algunos del PRI y PVEM obtuvo el aval para imponer el impuesto vehicular que tocará a los futuros diputados decidir si se cobra o no.

Cabe mencionar que el resolutivo sancionado por el pleno del Congreso en la sesión del 3 de agosto cuyo contenido fue arropado con el “silencio cómplice” de casi todos los legisladores, es totalmente distinto al que se aprobó por las comisiones unidas de Hacienda y se publicó en la Gaceta Parlamentaria del 29 de diciembre que, entre otras cosas, planteaba la negativa para crear un nuevo gravamen, así como evitar que desaparecieran los fideicomisos municipales que actualmente administran el Impuesto del 2% al Hospedaje.